domingo, 2 de febrero de 2014

No hay escusa

Los linchamientos sociales son un fenómeno que existe desde la antigüedad. Nada peor que una masa ciega y encendida que quema herejes o mata criminales que nadie ha demostrado que lo sean... . A nadie le gusta, ni es justo, ni es ético, ser medido con la vara de otra persona que le es ajena.

Esto mismo debemos aplicarlo a la situación acutal de la vida política... . La política, para bien y/o para mal, es una realidad inseparable de la condición humana desde el relato del Génesis... . Hay buenas personas y buenos políticos, que intentan ser justos en un mundo y un medio injusto (como todos nosotros) que quieren hacer lo correcto en situaciones de extrema complejidad.

Todos tenemos los pies con polve del camino. La corrupción no empieza con 22 millones de euros en una cuenta en Suiza. Comienza con quien defrauda a su empresa o cliente en el trabajo, o a Hacienda, o a sus empleados con condiciones abusivas o ilegales. O viviendo con gastos innecesarios, o de espaldas y ciegos a la necesidad de seres humanos que padecen penurias... .

Justicia sí, sin duda alguna, pero también misericordia. Indignación sí, pero unida a la comprensión (no justificación). Denuncia ante el mal, siempre, pero siendo conscientes de que no podemos vernos totalmente ajenos a ese mal que nos envuelve y denunciamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario