lunes, 27 de mayo de 2013

Tu dulce voz

Si caía tu me levantabas, y ahora he quedado atrapada en lo más profundo del abismo, ahora ya nadie me encontrará. Ahora he derramado sudor y lágrimas para así poder llegar a un lugar más allá de mi imaginación, pero el resplandor de la puesta de sol parece salida de un sueño que tuve hoy, un sueño que tuve a tu lado, mientras los dos aun creábamos un futuro juntos. Y ahora tengo un sueño sin final, el de querer olvidarte, sufriendo mientras otro día pasa, otro día acaba.

Has transformado mi luz en oscuridad.


Me muero solo con sentir el fuego que arde dentro de mi al recordar mi vida junto a ti, fuiste mi refugio en la tormenta, pero ahora te has transformado en el huracán que ha destrozado por completo mi vida.

Hubo un tiempo en que tu dulce voz rompía en todo mi interior, hubo un tiempo en que tu dulce voz fue capaz de derribar los cimientos de mi muro, fue capaz de desintegrar mi mundo y entregarme por completo a ti. Lo fuiste todo para mi, y ahora cada día de mi vida, no puedo vivir si no es junto a ti, porque no me quiero conformar, me hiciste probar de ti y ahora quiero más.

Fabriqué historias de amor, de besos, de versos compartidos. Fabriqué notas de ilusión bañadas en deseos de nuevos caminos, caminos contigo, pero tu ya no estabas, y yo ya no era la misma, el muro que conseguiste derribar, ahora era más fuerte que nunca, más resistente a dulces palabras y a actos cariñosos, y no se si odiarte o agradecerte que gracias a hacerme tanto daño ahora soy más fuerte, porque un sabio dijo alguna vez que lo que no nos mata nos hace mas fuertes, y gracias a Dios tu dolor no me mató, tal vez me consumió, me oprimió, hizo que llegara a preferir que me torturaran a pensar en el tiempo que pasé a tu lado, nunca sabía si llegaría el día en que al recordar mi vida junto a ti no derramara ni una lagrima, sino poder recordarlo, sonreír y seguir con mi vida, como hice antes de conocerte.

Cada día de mi vida, a cada hora, minuto, segundo aun no he sido capaz de olvidarte, y mi luz aun sigue siendo oscuridad, sigo atrapada en el abismo de mi subconsciente, y sigo recordando el dulce sonido de tu voz, de esa voz que hizo que mi mundo se paralizara, que se congelara, un mundo que pensé que estaba hecho a prueba de balas, solo hizo falta tu dulce voz para acabar con él. Y por más que lo intente, por más que luche por olvidarme de ti, siempre tendré el preciado recuerdo de tu dulce voz.

2 comentarios:

  1. Saludos, aqui paso a visitarte y decirte que tienes un premio en mi blog que espero te animes a ir a buscarlo http://abzurdahzenizientah.blogspot.com/2013/05/dos-nuevas-premiaciones.html muchas felicidades!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Muy lindo el blog. >Yo también te deje un premio en el mio.

    ResponderEliminar